La iglesia del Salvador sobre la sangre derramada

IMG_0192

Iglesia del Salvador

Bajo este nombre tan curioso encontramos uno de los lugares más visitados de San Petersburgo, la ciudad de los zares. Esta iglesia, situada a las orillas del canal Griboyédova, fue erigida en el lugar donde el zar Alejandro II de Rusia fue asesinado en 1881. Se encuentra en una zona muy interesante de la ciudad que está llena de vida: tiendas, el museo Ruso y la famosa Avenida Nevksi, además de uno de los mejores restaurantes de comida española en la ciudad.

Esta maravillosa iglesia ortodoxa rusa destaca arquitectónicamente por los exuberantes colores de sus mosaicos interiores, además de sus cinco cúpulas chapadas en cobre y esmaltadas, destacando en el oeste la dorada en la que se encuentra la campana.

Como curiosidad, cabe destacar que durante la segunda Guerra Mundial una bomba cayó encima de una de las cúpulas pero no explotó y se mantuvo allí durante 19 años hasta que unos obreros que se encontraban arreglando goteras la encontraron.

 

Si sois amantes de la historia y de los sitios únicos: San Petersbugo es vuestra ciudad y esta iglesia vuestro lugar.

Andrea Fernández

Tallin y Helsinki, ciudades hermanas

Estas dos ciudades costeras, que se encuentran separadas por el mar Báltico al oeste del golfo de Finlandia, comparten historia y cultura. A solo 2 horas en ferry la una de la otra, se han convertido en prácticamente en una sola, dada la libertad con la que tanto fineses como estonios viajan de una a otra para realizar compras o disfrutar de distintas actividades de ocio.

IMG_0002

Muralla y torres medievales de Tallin

Por una parte encontramos Tallin, al sur, una ciudad que mantiene su historia latente a través de un casco histórico medieval lleno de vida que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997. Una de las visitas obligadas es la plaza del ayuntamiento, Raekoja plats, que durante diciembre se encuentra llena de pequeños puestos de objetos hechos a mano con un agradable ambiente navideño y desde la cual puedes admirar el ayuntamiento de Tallin, el único ayuntamiento de estilo gótico en los países nórdicos. Además de esto, no dudes en perderte por las pequeñas callejuelas empedradas admirando la muralla y el castillo de Toompea para finalmente encontrarte con la catedral de Alexander Nevsky justo a su lado, resaltando el contraste entre la arquitectura medieval y el exuberante estilo de las iglesias ortodoxas.

A apenas 80 kilómetros al norte de Tallin, encontramos Helsinki, capital de Finlandia. La visita obligada es Suomenlinna, el fuerte de Finlandia, que comprende dos islas unidas a través de un puente en el que podemos encontrar el más emblemático fuerte construido por los suecos en 1748 para la defensa de la zona. Además de esto, volviendo al centro de Helsinki, podremos apreciar Senaatintori, la plaza del Senado, en la cual se erige la blanca catedral luterana Tuomiokirkko.

IMG_0062

Senaatintori

Ambas ciudades son grandes lugares que visitar, aunque nuestra recomendación desde Minimundos es tener cuidado con la época en la que viajamos: mientras que las temperaturas en verano pueden rondar los 20ºC, durante el invierno llegan a -20ºC con facilidad.

Andrea Fernández

London,I love you

Londres, es una ciudad llena de vida en cualquier época del año, siempre tiene algo que ver, algo que celebrar… Y quien la visita una vez, repite.

London

Atardecer en Londres

El Buckingham Palace, London Eye, Hyde Park entre otros son muchos de los lugares que no debes perderte.

Y para una tarde de compras no hay nada mejor que visitar algunos de sus mercadillos como Camdem o Portobello, la zona de Oxford Street donde se encuentran algunas de las tiendas más famosas como Topshop o comprar algún recuerdo en Harrods.

Portobello

Ambiente británico

Si por el contrario decides descubrir su gastronomía no puedes marcharte sin probar el fish&chips.

Y es que Londres está llena de muchos lugares mágicos, aptos para todo tipo de turistas y bolsillos.

Picadilly Circus

Picadilly Circus

Todo lo que necesitas es descubrirlo. Ven y déjate llevar.

Iria Crespo

Los “Gigantes” de Consuegra

En un lugar de la Mancha llamado Consuegra, situado en la provincia de Toledo, hay unos “gigantes de brazos largos”, como los denominaba el ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Es un conjunto formado por doce molinos de viento que reciben diferentes nombres de El Quijote (el Caballero del Verde Gabán, Mambrino, Clavileño, Cardeño, Mochilas, Vista Alegre…) y que se encuentran coronando el Cerro Calderico. Todos ellos se encuentran en perfecto estado de conservación, destacando el llamado Sancho que mantiene todavía la maquinaria del siglo XVI y, que se puede ver en funcionamiento el día de la  Molienda de la Paz y del Amor, en la “Fiesta de la Rosa del Azafrán” (declarada de Interés Turístico Regional).

Molinos de Consuegra y Castillo de la Muela

Molinos de Consuegra y Castillo de la Muela

Muy próximo a estos molinos se encuentra el Castillo de la Muela, de origen medieval, que debe su nombre a que visto desde arriba tiene forma de muela y desde el cual se pueden contemplar unas magníficas vistas de la Mancha toledana. Si te gusta sumergirte en una atmósfera de terror nada mejor que realizar una de las visitas teatralizadas que ofrecen en este castillo, pero prepárate para una noche de sobresaltos.

Visitar estas tierras es adentrarse en un paisaje de literatura.

Fátima Froiz

Viaje (gratis) a Lituania

Ha surgido la oportunidad para que una o dos personas que hablen inglés vayan del 3 al 11 de junio a Lituania con los gastos a cuenta de la UE. Una vez allí el programa está organizado con jóvenes de otra decena de países (por lo general suelen  ser de países del Este de Europa, no del núcleo). La selección es externa, desde Galicia, y en este momento no hay ningún candidato de las 5 personas que irán. Quien esté interesado que mande un mail a la dirección de trabajo.

el Profesor

 

 

Soñar, una razón para viajar

Hay lugares sorprendentes en todo el mundo, pero no solo los podemos encontrar fuera de nuestro alcance. A nuestro alrededor, existen tesoros y atractivos que pocos conocen. Este es el caso de un pequeño municipio lucense, cuya singularidad radica en su peculiar topónimo: Soñar.

Perteneciente al propio Concello de Lugo, distando solamente 4 kilómetros de la capital, Soñar comienza a ser relevante dentro del panorama urbano. Su cercanía a la ciudad permite el asentamiento de barrios residenciales, así como diferentes oportunidades empresariales; no obstante, el municipio recogerá el legado de las futuras conexiones de la ciudad con otras urbes gallegas (A-54 Santiago-Lugo, o la  A-56 Lugo-Ourense).

Cuna de identidad gallega, Soñar ha crecido acariciada por cultivo y ganado; por familias humildes que han crecido en sustratos más acomodados. Aún así, el carácter imperecedero de su paisaje no se perderá en el tiempo; la imposibilidad de la construcción masiva y el valor de sus tierras lo convierten en un preciado recurso. Así mismo, la presencia de atractivos como el Club de Golf de Lugo potencian la inversión, controlada, en la zona.

soñar


Cartel en Soñar, Lugo

Naturaleza, sosiego, belleza, que jugando con el atractivo de su ubicación, se traduce en su propio nombre.

¡Ven a Soñar!

Lucas Otero Blanco

El alemán de Camelle: Manfred Gnädinger

Man forma parte de la memoria de la Costa da Morte, fue un personaje singular y carismático. De hecho, él vivía como un ermitaño o un naufrago: con su melena larga y desaliñada, su barba y su “taparrabos”. Vivía prácticamente de lo que él pescaba y su labor consistía en recoger las piedras pulidas de la playa, conocidas como “boliños” por su forma redondeada, pegarlas unas a otras y darles una nueva imagen a través de una escultura.

Imagen

Murió poco después del desastre ecológico del Prestige, dice la gente que se murió de pena, al ver toda su obra y su costa manchada de fuel.

Lo que si que se puede ver, incluso 10 años después de su muerte, a pesar de que no se haya hecho nada por conservar su legado y de que el mar esté constantemente manipulando sus esculturas, es la herencia que les ha dejado a todos los vecinos de Camariñas y, muy especialmente a los de Camelle: su caseta y su obra.

Puede ser que fuese un adelantado a su época, un incomprendido,.. lo que sí os puedo contar es que cuando he ido a ver su obra noté similitudes con Gaudí, tal vez sea mucho decir o tal vez tenga razón. De todas formas os recomiendo que os acerquéis a Camelle y que lo vayáis a ver antes de que termine desapareciendo o que el mar se trague su obra.

Imagen

Ada González Fernández