El alemán de Camelle: Manfred Gnädinger

Man forma parte de la memoria de la Costa da Morte, fue un personaje singular y carismático. De hecho, él vivía como un ermitaño o un naufrago: con su melena larga y desaliñada, su barba y su “taparrabos”. Vivía prácticamente de lo que él pescaba y su labor consistía en recoger las piedras pulidas de la playa, conocidas como “boliños” por su forma redondeada, pegarlas unas a otras y darles una nueva imagen a través de una escultura.

Imagen

Murió poco después del desastre ecológico del Prestige, dice la gente que se murió de pena, al ver toda su obra y su costa manchada de fuel.

Lo que si que se puede ver, incluso 10 años después de su muerte, a pesar de que no se haya hecho nada por conservar su legado y de que el mar esté constantemente manipulando sus esculturas, es la herencia que les ha dejado a todos los vecinos de Camariñas y, muy especialmente a los de Camelle: su caseta y su obra.

Puede ser que fuese un adelantado a su época, un incomprendido,.. lo que sí os puedo contar es que cuando he ido a ver su obra noté similitudes con Gaudí, tal vez sea mucho decir o tal vez tenga razón. De todas formas os recomiendo que os acerquéis a Camelle y que lo vayáis a ver antes de que termine desapareciendo o que el mar se trague su obra.

Imagen

Ada González Fernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s