Caracoliño

Me sorprendí al encontrarme en aquella playa; no muy grande, pero de arena fina y blanquecina. Las gaviotas revoloteaban por los alrededores, quizás en busca de comida o simplemente para gozar del viento que azotaba ese día grís.

Estaba desierta, solamente nosotros nos atrevimos a bajar al arenal, y el mar respondía nuestro saludo azotando a lo lejos. No hay paraíso virgen como Galicia, nos regala tesoros que pocos conocen. Muestra de ello es este recurso natural, “praia das Salseiras” tal como se conoce a la playa de Caión.

DSC_0011


Playa de “Salseiras”

Popularmente es conocida como “Caracoliño” y su forma varía según la marea, uniéndose a la playa “Carce Vella” en bajamar. Según dicen, esta playa del Concello de A Laracha, es la primera de la “Coste da Morte“, y como todas sus vecinas costeras destaca por la fuerza del mar y el abrupto de sus acantilados.

Confieso que me hechizó esta playa, hay algo en ella diferente a las demás. Puede que sea por lo alejada que está del mundo moderno, su pertenencia a la aldea, y su propio físico. Por ello, merece una mención especial dentro de este blog, sinceramente aconsejo su visita.

Una humilde joya natural.

DSC_0023


Mar de A Laracha

Lucas Otero Blanco

Anuncios

67 molinos en cascada

El municipio de O Rosal, situado al sur de Pontevedra, además de ser conocido por sus vinos Albariños, también lo es por poseer una de las más importantes concentraciones de molinos fluviales de Europa, los molinos de Folón y Picón. Este conjunto histórico-etnográfico, declarado BIC, está formado por 67 molinos, de los siglos XVII y XVIII, construidos en forma de cascada, que aprovechaban las aguas de los ríos Folón y Picón para su funcionamiento.

Molinos de Folón

Molinos de Folón

Todos los molinos están numerados y, muchos de ellos presentan grabados  y cruces en sus dinteles que servían como protección del molino y de su dueño.

Merece la pena recorrer los 3,5 kilómetros que comprenden la ruta por el sendero tradicional para visitarlos, pues se encuentran en perfecto estado de conservación. En la parte más alta se encuentra un mirador, donde hacer un descanso, contemplando el valle de O Rosal y la desembocadura del río Miño. Siguiendo el sendero, que nos lleva por todos ellos, se pueden ver “rodeiras”, que son las huellas que han dejado los carros al pasar continuamente sobre las rocas para transportar las cosechas de grano.

Si eres amante de la naturaleza y de la arquitectura popular vale la pena el pequeño esfuerzo que supone hacer esta ruta, pues se puede contemplar un paisaje de increíble belleza.

Fátima Froiz

La costa de Mera, una imagen vale más que mil palabras

En estas fotos podéis ver las increíbles vistas desde el faro de Mera hacia A Coruña, la costa del Seixo Branco, los alrededores de la antigua casa del farero, paneles con la historia del lugar y como no, una visita obligada al interior dónde encontramos un museo basado en las premisas de un Centro de Interpretación del Patrimonio y toda esta zona esta reconocida como Monumento Natural.

Es un lugar privilegiado y creo que entre todos, en cada una de las visitas, deberíamos cuidarlo y a la administración que le corresponda, mantener los alrededores mucho más cuidados para poder pasear y contemplar este paisaje dado que muchas veces no es posible y creo que no debería ser así. 

María González López

 

Recorrido por las increibles vistas del Seixo Branco

Os invito a hacer un recorrido por el Seixo Branco.Nos situamos en Mera, Ayuntamiento de Oleiros y provincia de La Coruña.Durante muchos años aquí había una  fortaleza militar pero hoy podemos encontrar unas maravillosas vistas de las que podemos disfrutar.
Desde aquí contemplaremos una maravillosa vista de “A Pedra da Marola”. Los dichos populares dicen que: “Quen pasou  A Marola, pasou a mar toda”, por sus corrientes y la bravura del mar que la rodean. Podemos a su vez contemplar el cabo Prior, la ría de Ares, el faro de Mera, la ciudad de La Coruña y el mar en toda su magnitud.El nombre de Seixo Branco viene dado que en la roca podemos contemplar una gran veta blanca que el paso de los años y el mar han conseguido conservar y incluso desde la lejanía se puede conservar.
Os recomiendo pasear por este lugar, por el campo que ahora en priavera podemos ver florecido creando un paisaje amarillo y sobre todo el trabajo del mar sobre “las furnas” que son como pozos en las rocas y observareis como el mar golpea en ellas.

María González López

 

Un paseo por la playa de As Catedrais

La mayoría de las veces lo que tenemos cerca merece la pena visitarlo varias veces. Eso es lo que me ha sucedido con la playa de As Catedrais. Situada a situada en el municipio de Ribadeo (parroquia de A Devesa) sobre el mar Cantábrico, en la costa de la provincia de Lugo (Galicia), en la frontera con Asturias.
Es un lugar declarado momumento natural por la Xunta de Galicia y posee bandera azul desde 1997.
Para visitarla lo mejor es hacerlo cuando hay marea baja ya que se podrá observar las maravillas que ha creado la naturaleza, erosionando estos acantilados creando arcos que parecen de iglesias, grutas y pasillos de arena por los que podemos pasear y disfrutar de este lugar.
Con marea alta es imposible observarlo ni siquiera los acantilados, incluso desde la parte superior.
Merece la pena ver este lugar de las dos formas para observar las maravillas que ha creado la naturaleza.

María González López