Olimpiadas Río 2016, algo más que un acontecimiento deportivo

Raquel Remuiñán

Por primera vez en la historia, el COI (Comité Olímpico Internacional) ha elegido un país sudamericano como sede de los 31º Juegos Olímpicos y Paraolímpicos, en 2016. Las previsiones revelan datos muy optimistas, ya que no solo se verá impulsado el turismo de sol y playa o cultural, sino también el de negocios. Las estimaciones muestran que el número de turistas extranjeros en Brasil en el 2016 sea del 10% al 15% superior de lo que será registrado el año anterior (2015) recibiendo aproximadamente 5.9 millones de visitantes. Para esta ocasión, el país se ve obligado a incrementar su capacidad hotelera en 20.000 camas en los próximos 7 años, llegando a las 48.000 en total. 

No solo se trata de un acontecimiento deportivo, sino también de la posible consolidación de Brasil como uno de los principales destinos turísticos, así como de sus países vecinos. Esto se debe en parte a que, uno de sus  problemas e inconvenientes latentes para el turista, la inseguridad ciudadana, se verá reforzada y mejorada en las principales ciudades, centrándose sobre todo en Río de Janeiro.

 
Anuncios

La Galicia subdesarrollada

Clara Ares Varela

En algunos lugares de Costa da Morte, la oferta es prácticamente inexistente y, cuando la hay es de pésima calidad. Todo me parece horrible y me pongo de mal humor cuando voy por allí (me refiero al pueblo). Podría servir cualquier otra localidad y no necesariamente da Costa da Morte. Existe un claro subdesarrollo porque falta calidad, no se sigue un modelo concreto, no hay planificación, no hay señalización, las oficinas de turismo están cerradas, no existen o abren en horario de funcionario. Y eso ocurre en muchos lugares de Galicia. Incluso en lugares para mí espectaculares, a los que iría una y otra vez y que tienen visitantes y turismo (en verano sobre todo), existe subdesarrollo (Muros, por ejemplo, para mí tiene muchas posibilidades y hacen cosas, pero a veces el servicio en determinados restaurantes deja mucho que desear). Hay hostales y hoteles, pero son bastante cutres, horteras y “feistas”, y no de regalo, precisamente.

Por no mencionar las casas o apartamentos que se alquilan y que parecen santuarios. Podría hablar mucho al respecto.
Y ya no digamos, haberse gastado millones de euros de Europa en no hacer nada, en que varios alcaldes restauren su casa para “turismo rural” o que construyan centros de interpretación en los que se hace todo menos eso o que siempre están cerrados porque simplemente están vacíos o que tengan horario de 8 a 3 de lunes a viernes (pasaba antes con el de Corrubedo). Que no se cobre por nada en el ámbito cultural (museos, visitas guiadas, en determinados lugares, etc.), eso es subdesarrollo.

Y ocurre aquí, en Galicia. Esa Galicia que nos esforzamos en “defender”, pero que, si no hacemos nada por cambiar, seguirá siendo así por los siglos de los siglos, Amén.

El descubrimiento del mesón-restaurante La Masía, en A Coruña

Raquel Remuiñán

El mesón- restaurante La Masía se sitúa en el nuevo parque y rona residencial de Vioño, en A Coruña. Se trata de un pequeño mesón familiar, con una estética renovada y actual, donde podremos encontrar desde los platos más tradicionales hasta las tapas más innovadoras. El mesón ofrece al cliente un menú del día, muy abundante y asequible, que consta de un entrante, un plato principal, bebida, postre, café y chupito por 12 euros.

Pero lo que realmente destaca son sus tapas. Si queremos cenar barato y bien, lo ideal es pedir diferentes tapas variadas. Las recomendaciones de la casa son los pulpitos a la plancha, pequeños pulpos fritos y acompañados al ajillo, y el bacalao a la Masía, servido en pequeñas ollas de barro, muy demandado por los clientes. Otra tapa estrella son las almejas con judiones, acompañas con un fondo suave de verduras, así como las croquetas de centollo. La tapa de codillo al horno es también una buena elección.

También hay que destacar la ensalada templada, invención de la cocinera del local, y que está hecha a base de ensalada, gula, queso brie caliente, piña y cebolla confitada. Ideal como entrante.

Para los más tradicionales, el mesón también sirve raxo, zorza, tortilla, salpicón, etc., por lo que si atrevernos con cosas nuevas no nos apetece, siempre podemos recurrir a lo típico.

Para beber la mejor elección es el Alvariño de la casa, exquisito respecto a su precio y con el plus de ser elaborado por los dueños del local.

El mejor postre es el tiramisú y la tarta de queso, también de elaboración casera.

Si se quiere disfrutar de una cena variada y de calidad a un precio módico, en una zona y establecimiento tranquilo de A Coruña, el mesón La Masía es una buena elección.

Una visita al restaurante A Lonxa, de Burela

 

El restaurante A Lonxa está situado en pleno puerto pesquero de Burela. Se trata de un local amplio donde diariamente desayunan, comen y cenan decenas de personas, sobre todo gente que trabaja en el mismo puerto. En este restaurante se puede comer tanto de bocadillos, tapas, menú del día o a la carta.

Las tapas son las típicas como ensaladilla, croquetas caseras, tortilla… pero todos los días ofrece alguna especial como lentejas, callos, potajes… que viene a ser uno de los principales platos del menú del día acompañado de carnes o pescados.

La carta ofrece como especialidad pescados y mariscos frescos, pero también carnes con diferentes guarniciones.

Todos los días la casa elabora un postre, ya puede ser tiramisú, tartas de chocolate o tartas de queso aparte de los típicos.

Para acompañar estos platos se ofrece vinos como el albariño, o tintos, y licores caseros de hierbas o licor café.

Es un local muy frecuentado por marineros durante semana pero en fin de semanas se celebran comidas familiares, y tiene buena relación calidad-precio.

Londres…an ideal destination?

London typical things Hace un año tomé la decisión de irme a Londres para mejorar mi nivel de inglés, y para vivir una nueva experiencia. Ya había terminado la diplomatura en turismo, y como no sabía que quería hacer opté por hacer este viaje.

Escogí Londres pensando que sería un destino ideal por ser una capital europea y cosmopolita. Al principio me gustó, empecé a moverme por todo Londres, no como turista, sino como habitante de la ciudad. Traté de buscar trabajo de lo mío (algo complicado). Encontré un trabajo y una escuela de inglés en Earl´s Court.

Mi idea era estar allí sólo 3 meses, todo el mundo me decía que me iba a quedar más tiempo, pero realmente me costó. De hecho, Londres ofrece un ritmo de vida mucho más rápido y estresante que España. Aunque como destino turístico no tiene competidor.

El último mes me dediqué a aprovechar las tardes como si fuese un turista más, visitando: el mercado de Portobello, el de Camdem Town (que me encantó, es singular e impresionante), el Big Ben, el London Eye,…los hitos turísticos típicos, pero además visité la casa- museo de Sherlock Holmes, el cementerio de Highgate donde está enterrado Karl Marx, la discoteca Fabric,…

La mayor pega que le pongo a la ciudad, son los horarios (todo cierra muy temprano) y los aseos públicos que, a pesar de ser públicos hay que pagar por usarlos, y eso donde los hay!!!

Ada González Fernández

“Cuba”, guía de Marco Polo

Clara Ares

Cuba se ha consolidado como destino predilecto del Caribe. Cada año llegan más de dos millones de visitantes y a pesar de todo aún quedan por explotar turísticamente muchas islas y playas hermosas. Como país más extenso del Caribe, Cuba tiene un potencial casi inagotable para los turistas que buscan sol y diversión. La guía Marco Polo “Cuba” (Edición Española: Ediciones Stock S.L.; 1ª edición, 2008) ofrece una amplia variedad de información para el viajero de la mano de su autora: Gesine Froese.

De cena en Bodegón Micota (Pontevedra)

Clara Ares

Tres miembros de mi familia y yo nos fuimos a Pontevedra a pasar el fin de semana. Como “momento estrella” de los tres días, nos fuimos a cenar al Bodegón Micota, un local clásico en la Rúa Peregrina, 4 de Pontevedra (teléfono 986 855 917), enfrente de la Iglesia de la Peregrina.

Es un local diferente. Se encuentra situado en un sótano al que se baja por unas escaleras desde la calle; el local es estrecho y muy alargado, y está fuertemente decorado, pero a pesar de esa estrechez (que lo notas en las mesas) y lo recargado de la decoración resulta un ambiente muy agradable. De destacar: la colección de vinos que decora la zona del fondo. La carta es variada y muy original. Combina tablas, con tapas, con ensaladas, y con comida mexicana y alemana, y todo con nombres muy originales. La presentación de la comida está muy cuidada, con mucha originalidad, lo cual no resta que también cuiden la calidad.

En esta ocasión pedimos para los cuatro tres platos, que debido a su abundancia nos llegaron sobradamente. En concreto nos decantamos por una “roco-tabla” variada con embutidos, queso y paté. Aceptable relación cantidad-precio. Nos sorprendió gratamente la calidad del jamón y del chorizo, ibéricos ambos. A continuación, elegimos una ración de nachos con queso. Deliciosos y abundantes. Los nachos caseros, la salsa exquisita, con el toque justo de picante. Nos encantó. Y para terminar un “colgado” de solomillo, que viene siendo una brocheta presentada colgada de un gancho y acompañada por patatas a lo pobre. Como todo, era abundante y de muy buena calidad. La carta es muy extensa y quedamos con ganas de probar alguna cosa más, pronto lo haremos.

Ahora llega el “pero” a esta cena. Para beber, a pesar de estar rodeados de vino, pedimos sangría, que estaba anunciada en un gran cartel. La jarra no era muy grande, y a la hora de pagar nos cobraron 9 euros por cada una de las dos que tomamos, lo que nos pareció excesivo, así como los 2,5 € que costó cada chupito de licor café que tomamos y que finalmente subió el precio de la cena a 21,30€ por persona. Excesivo para lo que tomamos, culpa de la elección de bebida (así que cuidado con eso).