Los “Gigantes” de Consuegra

En un lugar de la Mancha llamado Consuegra, situado en la provincia de Toledo, hay unos “gigantes de brazos largos”, como los denominaba el ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Es un conjunto formado por doce molinos de viento que reciben diferentes nombres de El Quijote (el Caballero del Verde Gabán, Mambrino, Clavileño, Cardeño, Mochilas, Vista Alegre…) y que se encuentran coronando el Cerro Calderico. Todos ellos se encuentran en perfecto estado de conservación, destacando el llamado Sancho que mantiene todavía la maquinaria del siglo XVI y, que se puede ver en funcionamiento el día de la  Molienda de la Paz y del Amor, en la “Fiesta de la Rosa del Azafrán” (declarada de Interés Turístico Regional).

Molinos de Consuegra y Castillo de la Muela

Molinos de Consuegra y Castillo de la Muela

Muy próximo a estos molinos se encuentra el Castillo de la Muela, de origen medieval, que debe su nombre a que visto desde arriba tiene forma de muela y desde el cual se pueden contemplar unas magníficas vistas de la Mancha toledana. Si te gusta sumergirte en una atmósfera de terror nada mejor que realizar una de las visitas teatralizadas que ofrecen en este castillo, pero prepárate para una noche de sobresaltos.

Visitar estas tierras es adentrarse en un paisaje de literatura.

Fátima Froiz

Anuncios

El alemán de Camelle: Manfred Gnädinger

Man forma parte de la memoria de la Costa da Morte, fue un personaje singular y carismático. De hecho, él vivía como un ermitaño o un naufrago: con su melena larga y desaliñada, su barba y su “taparrabos”. Vivía prácticamente de lo que él pescaba y su labor consistía en recoger las piedras pulidas de la playa, conocidas como “boliños” por su forma redondeada, pegarlas unas a otras y darles una nueva imagen a través de una escultura.

Imagen

Murió poco después del desastre ecológico del Prestige, dice la gente que se murió de pena, al ver toda su obra y su costa manchada de fuel.

Lo que si que se puede ver, incluso 10 años después de su muerte, a pesar de que no se haya hecho nada por conservar su legado y de que el mar esté constantemente manipulando sus esculturas, es la herencia que les ha dejado a todos los vecinos de Camariñas y, muy especialmente a los de Camelle: su caseta y su obra.

Puede ser que fuese un adelantado a su época, un incomprendido,.. lo que sí os puedo contar es que cuando he ido a ver su obra noté similitudes con Gaudí, tal vez sea mucho decir o tal vez tenga razón. De todas formas os recomiendo que os acerquéis a Camelle y que lo vayáis a ver antes de que termine desapareciendo o que el mar se trague su obra.

Imagen

Ada González Fernández

La Alhambra, el tesoro nazarí de Granada

El monumento más emblemático de la ciudad de Granada es, sin duda alguna, la Alhambra, también conocida como “la Roja” debido al color rojizo de sus muros y torres («qa’lat al-Hamra’», Castillo Rojo). Se trata de una ciudad palatina amurallada que sirvió como residencia al reino nazarí y que se encuentra situada sobre la colina de al-Sabika.

Alhambra

Fue con la llegada del primer monarca nazarí, Muhammad ben Al-Hamar (Mohamed I, (1238-1273), cuando se convirtió en una fortaleza militar y se fijó la residencia real en ella. Las edificaciones de esta ciudad amurallada fueron continuadas posteriormente hasta alcanzar su esplendor en la segunda mitad del siglo XIV, coincidiendo con el reinado de Yusuf I  y su hijo Muhammad V.

En la época de los Reyes Católicos, Carlos V mandó demoler en parte este conjunto para llevar a cabo la construcción del palacio que lleva su nombre y el Peinador de la Reina.

Después de ser volada parte de la fortaleza durante la ocupación napoleónica, en el siglo XIX se comenzó su restauración y el conjunto monumental, formado por la Alhambra y el Generalife, fue declarado Patrimonio de la Humanidad, por la UNESCO en el año 1984.

Jardines del Generalife

Jardines del Generalife

Pero, la belleza de la Alhambra no reside solamente en la riqueza arquitectónica y la suntuosidad de las construcciones que la componen (los Palacios nazaríes, la Alcazaba, el Generalife, las Torres y el Palacio de Carlos V) sino también en otros elementos, como la exuberancia de sus jardines con sus fragancias vegetales y la melodía del agua de sus múltiples fuentes y surtidores, que nos acompañan en toda la visita al recinto. Todo ello te envuelve con una sensación de armonía que hace que el tiempo pase sin darte cuenta, pero eso sólo se puede sentir perdiéndose en su interior.

Y para finalizar, recomiendo no perderse el contemplarla desde el Mirador de San Nicolás al atardecer, pues se puede disfrutar de una puesta de sol espectacular.

Fátima Froiz

¿Ocupará el puesto 12 el baile tradicional gallego?

Galicia cuenta actualmente con varios bienes, dispersos a lo largo de su geografía, declarados  patrimonio material de la humanidad, pero también mantiene vivas tradiciones y costumbres milenarias que forman parte de nuestro patrimonio cultural inmaterial. Una de estas es el baile tradicional gallego, del cual podemos disfrutar en las múltiples fiestas, romerías y celebraciones populares que se celebran en todos los rincones de nuestra geografía, desde hace siglos.

Traje gallego

Traje gallego

El baile tradicional gallego forma parte de nuestro rico patrimonio folclórico y de nuestra cultura. Es parte de nuestra identidad y, por lo tanto, es necesario  salvaguardarlo y adoptar las medidas necesarias para asegurar su reconocimiento y valor, manteniéndolo vivo y transmitiéndolo a las siguientes generaciones.

Es por ello, por lo que es necesario apoyar la iniciativa del colectivo XOC, integrado por las agrupaciones Xacarandaina (A Coruña), O Fiadeiro (Vigo) y Cantigas e Agarimos (Santiago),  y secundar la propuesta de la candidatura del baile y la danza tradicional de Galicia como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. De conseguirlo, ocuparía el puesto número doce en la lista de Patrimonio Inmaterial de España.

Debemos garantizar la conservación y transmisión  de esta manifestación artística  debido a su importante valor histórico, y ¿qué mejor manera que esta?

¡Apoyemos el baile tradicional gallego!

Fátima Froiz