Ámsterdam, libertad y bicicletas

La capital de los Países Bajos es mundialmente conocida por su estilo de vida, en donde la tolerancia y la libertad conviven entre casi 830.000 personas. Sin embargo, Ámsterdam ofrece mucho más que la fama otorgada.

Situada en la bahía del IJ, la ciudad está conformada por una gran cantidad de canales y es precisamente ello lo que fomenta el uso de  la bicicleta. La mayor parte de los ciudadanos se mueven por la ciudad en este práctico transporte, existiendo carriles especializados e incluso “parkings”comunales en las calles. No obstante, existen otros transportes como los automóviles, los tranvías o las diferentes embarcaciones que conectan toda la ciudad.

IMG_0619


Ciclovía y bicicletas en el centro de Ámsterdam

Ámsterdam nació como un pequeño pueblo pesquero en el siglo XII, pero actualmente es la ciudad más poblada de todo el país. En ella, conviven personas de muy diversas nacionalidades, conformando una gran comunidad europea. La ciudad se abre al foráneo para ser conocida, y deja a relucir todos sus aspectos histórico-culturales, patrimoniales y también psicológicos. Siendo, por ejemplo, la prostitución o las drogas temas delicados en la mayoría de las sociedades europeas, Holanda los ha legalizado oficialmente. Tanto así, que algunos de los atractivos turísticos de la capital (al menos, hasta el año 2012) son el Barrio Rojo (Red Street District) o los Coffee Shops.

La urbe presume de ser la capital más liberal, puede hacerlo. La organización de su sociedad y los valores de la misma se ensamblan a la perfección con su estilo de vida tachado, en muchas ocasiones, de”libre albedrío”. Por otra parte, el país destaca por los derechos que otorga a sus ciudadanos; siendo, por ejemplo, el primero en validar legalmente el matrimonio entre personas del mismo sexo. Todo ello, se traduce en una fusión magnífica entre derecho y sociedad, ideal para una era llena de cambios.

IMG_0634


Arquitectura y canales amsterdameses

Ámsterdam cuenta con una gran variedad de elementos turísticos; siendo los museos su principal atractivo: El Rijksmuseum, el Museum het Rembrandthuis, el Stedelijk Museum o el inigualable Museo de Van Gogh. Otro tipo de museos, en este caso históricos, son la Casa de Ana Frank, o la iglesia clandestina del siglo XVII denominada Museo Amstelkring. Así, otros aspectos como la gastronomía (quesos y postres holandeses), la flora (el Mercado de las Flores, o el Hortus Botanicus) o las simples costumbres (traídas de diferentes partes de Europa), terminan de consolidar a la ciudad como un destino único. En el que el foráneo se siente en casa, y el nativo un ciudadano del mundo.

Lucas Otero Blanco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s