Sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas

Un día te levantas por la mañana con la misma ilusión y temor de vivir una experiencia diferente. Un viaje no programado, en el que sólo te va a acompañar tu mochila, tu bordón, una gorra y unos  buenos, o en mi caso, no tan buenos zapatos.

Tras coger el autobús que me llevará hasta Ferrol, llego al puerto, en dónde entro en una cafetería a tomarme mi Colacao y aprovecho para preguntar por  dónde sigue el Camino hacia Santiago. Me ponen mi primer sello en esa misma cafetería.  Empiezo a caminar buscando a cada momento las señales amarillas que me sacarán de la ciudad.

Camino, camino y camino a través de una pista paralela a la autopista la cual indica que el camino escogido parece no es el correcto….volvemos para Ferrol….menos mal que hemos seguido sin hacer caso a esas señales de laautopista.

DSCN0496photoshop

 

Read More

Anuncios