El puente hacia el Apóstol

Sólo hay que trasladarnos a 1065 mentalmente, cuando tuvo lugar la primera peregrinación desde Bélgica, para hacernos una idea de lo duro que sería para aquellos dos mil caminantes la llegada a Santiago de Compostela. Recorriendo el Camino Inglés, atravesando numerosas ciudades y parajes insólitos hasta llegar a Galicia.

Tras atravesar pistas anchas donde lo único que los acompañaba era la vegetación, el mal estado del asfalto, el cansancio, el hambre entre otras otras penurias llegarían al “Mesón do Vento”, donde descansarían en la aldea de Bruma, haciendo una parada en hospital que allí se encontraba pero al cual algunos, desgraciadamente, no llegarían en su intento de reencontrarse con el Apóstol Santiago.

Al día siguiente, por la carretera bordeando el río Tambre donde muchos aprovecharon para lavar sus ropas, dejando atrás la aldea de Poulo, llegarían a Sigüeiro. A pesar de que las fuerzas comenzaban a fallar, sus ganas de llegar a Santiago eran mayores, diez kilómetros más y conseguirían recompensar todo su esfuerzo.

Sigüeiro, actualmente una pequeña ciudad dormitorio, no conserva edificios de interés pero sí pequeños lugares con un gran interés histórico. Destacamos entre todos el puente ojival y a su derecha una estructura medieval remodelada a lo largo de los años a pesar de conservar sus arcos intactos.

ponte-de-sigPilar Torres Papín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s