Aalsmeer, la capital mundial de las flores.

Cuando pensamos en Holanda lo primero que nos viene a la mente son los extensos campos de tulipanes que combinan diferentes colores entre sí. Este país tiene una tradición florista muy extensa a lo largo de la historia, tanto, que en el S. XVII, debido a la gran popularidad de la flor, se formó una de las primeras burbujas económicas denominada “tulipomanía”.

Si a Holanda se la conoce como “la foristería del mundo”, entonces Aalsmeer es la capital mundial de las flores. Esta ciudad está a unos 22km de Ámsterdam y desde 1880 la ciudad se dedica a la venta y cultivo de flores. Aquí está el Verenigde Bloemenveilingen Aalsmeer, que se traduce como Subastas Unidas de Flores de Aalsmeer, supononiendo el mercado de subasta de flores más grande de todo el mundo. Su cercanía al aeropuerto de Schiphol mejora el acceso de los productores a todos los clientes que se ubican a lo largo y ancho del globo terráqueo, hay que pensar que aproximadamente el 80% de las ventas están dirigidas al extranjero, y la entrega se hace en un periodo inferior a 24h para la conservación de las flores, llegando estas a su destino en el mejor estado posible. El establecimiento tiene horario para visitas, incluyendo también la opción de acudir a las propias subastas de flores.

Imagen

La verdad es que la sensación cuando entras en las instalaciones es abrumadora, el olor de todas las flores que hay ahí dentro es indescriptible. En la visita se camina sobre una pasarela de recorrido circular en el aire, a unos metros sobre las flores y de los operarios que las trasladan de un rincón a otro de la nave, con mucho ruido de fondo que no se escucha porque las glándulas pituitarias están demasiado ocupadas intentando relacionar olores y flores. Y no sólo el olfato se potencia, también la vista, con la que se diferencian numerosos colores, tantos, que algunos ni siquiera habrías pensado que existían.

Yo personalmente no acudí a ninguna subasta puesto que iba con un grupo y teníamos que visitar otras ciudades como Delft o Rotterdam, pero la verdad es que esta visita fue una de las que más me ha marcado. El olor, la sensación de estar allí dentro y saber que todas esas flores tenían destinos tan diferentes y lejanos produjo en mí una sensación que perdura desde el 2009, año en el que visité Holanda con mi familia.

A todo el que tenga pensado ir a este país le recomiendo que esta es una de las visitas obligadas y que tampoco queda lejos de Amsterdam, por lo tanto, perderse este espectáculo para los sentidos, no tiene cabida.

Zenaide Rodríguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s