Rey de la selva por un día

El Carnaval desde el punto de vista de un niño de 2 años difiere mucho de la visión que tiene un adulto de estas fechas, lógicamente. La mañana del 8 de Febrero el pequeño Uxío se despierta con más ganas que nunca, sabía que le esperaba un día especial que no había vivido hasta el momento, o más bien, que no recordase. Su uniforme de la guardería sería diferente, por un día sería un tigre, su animal favorito. La fiesta de la guardería era una jungla y sus invitados eran animales. De vuelta a casa, al atardecer, Uxío tiene que bañarse, tomarse su cena e irse a la cama, como de costumbre. Pero, Uxío quería seguir siendo un tigre para siempre, y su madre, exhausta después de correr detrás del niño para quitarle el disfraz y limpiarle la cara, desistió. Su ilusión era esa, y no le quedó más remedio que dejarle disfrutar de sus últimos momentos como tigre antes de que se quedase dormido y al día siguiente volviese a ser un niño normal.

 

Madrid, Uxío Paz Viñas

                                                                                                                                                               Sara Viñas Sánchez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s