En Mondariz Se Vende Vida

Desde el inicio de los tiempos el agua ha sido un elemento vital en el desarrollo histórico de muchas culturas. Para bucear en los orígenes de la hidroterapia es necesario remontarse a la época de la antigua Grecia, que impulsó la utilización de las técnicas de hidroterapia como método terapéutico. Posteriormente, los romanos adoptaron el método griego y crearon las populares termas públicas en sus grandes urbes. Es así como la hidroterapia se extendió por toda Europa y terminó haciendo especial hincapié en tierras gallegas, donde los romanos hallaron su particular paraíso termal.

La hidroterapia se reguló en España en 1816 mediante un Real Decreto, pero el gran esplendor del termalismo llega a finales del siglo XX, cuando se reconstruyen las antiguas termas romanas para modernizar sus instalaciones. En el año 1871 se encontraron restos de pilas y cañerías que atestiguan la explotación de las aguas de Mondariz en otros tiempos. Durante la Edad Media las aguas eran utilizadas por los moradores del castillo de Sobroso, y se dice que estas termas fueron destruidas en las luchas con los de Sotomayor. En junio de 1873 son oficialmente declaradas de Utilidad Pública. Posteriormente se construyó el Balneario y el Gran Hotel. En pleno Valle de Tea, el balneario de Mondariz constituye un edificio histórico y referencia imprescindible del termalismo gallego. Más de 125 años de antigüedad avalan la calidad de las aguas que surgen de las grietas de la cadena montañosa que flanquea este balneario.

En un primer momento, en Mondariz solamente se suministraba agua para su consumo como bebida. Posteriormente se fueron aplicando otras técnicas, aunque la comercialización de agua embotellada siguió siendo la protagonista (de ahí la fama de sus dos fuentes). Sin duda, fuentes y balneario eran el corazón de un proyecto que tenía como fin la explotación terapéutica del agua. El gran mérito de su fundador fue saber aunar, ya por aquella época, turismo, termalismo, cultura y entretenimiento con salud. A día de hoy, es referente de los balnearios gallegos: el complejo monumental dispone de unas exclusivas instalaciones termales, un campo de golf de 18 hoyos y un hotel de cuatro estrellas.

 Hoy en día los balnearios son los precursores del turismo de salud. Ya no sólo personas con problemas de salud acuden a los balnearios, sino también personas que buscan descanso, tranquilidad y un entorno diferente para el tiempo de ocio, opciones que cada vez escogen más turistas, incluso los jóvenes. Bienestar, relajación y descanso han superado hoy el viejo concepto de balneario sólo relacionado con la curación de afecciones y enfermedades para dar paso al turismo termal. En Mondariz, el turista prueba los más avanzados tratamientos terapéuticos desarrollados por los equipos médicos: cabinas de masaje, de algas, fangos, duchas, inhalaciones, chorros, piscinas, relajación, fisioterapia, y programas terapéuticos hechos a medida son algunas de las opciones a escoger. Por eso, no es de extrañar que el nivel de ocupación media supere el 85% en la mayoría de los casos. Están de moda, son sanos y nos gustan.

Teresa Bouza Toral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s