Recuerdo de Carlos Contreras

 

Al finalizar el artículo del pasado domingo 20 de abril,  recuerdo  el último fin de semana el verano pasado con mis amigos en Cariño.

Un fin de semana como todos los veranos, donde tenemos una ruta ya establecida, ya que al llegar al pueblo dejamos las  maletas en casa y nos dirigimos al Cabo Ortegal y disfrutamos de la increíble puesta de sol. Seguido de esto nos dirigimos a los acantilados más grandes de Europa y esto en concreto es lo que se me viene a la cabeza después de leer el artículo, ya que subiendo hacia el acantilado, solo se aprecia vegetación,  arboles, vacas y caballos.

 Las vistas desde arriba son impresionante y aunque el viento no sea el mejor acompañante vale la pena subir ya que da la sensación de que estas en el cielo y todo es diminuto desde arriba.

Carlos Contreras Álvarez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s