Brujas, la Venecia del Norte

A veces nos gustaría vivir en otra época, una época de reyes, nobles, caballerías, calzadas…

Hoy en día, esto no está al alcance de nuestras manos porque todavía no se ha inventado una máquina del tiempo, pero si alguna vez visité un lugar que me evocará ese salto hacia el pasado es la ciudad belga de Brujas.

Si buscas en Brujas una ciudad con grandes rascacielos, esta no es tu ciudad. Tampoco es tu urbe si buscas un monumento concreto o singular. Brujas hay que considerarla dentro del conjunto que nos ofrecen sus 138.000 m2 y sus más de 115000 habitantes.

Entrar en Brujas es como viajar al medievo, o incluso, como adentrarse en un cuento de los Hermanos Grimm en donde las princesas, dragones y magos son habituales. Esto es debido precisamente a la magia que desprende la ciudad, debido a sus numerosos canales, los edificios medievales, las calles empedradas y la perfecta armonía en que se encuentran las zonas verdes con la parte edificada de la ciudad.

María Rodríguez Ferrín

Read More