Malta, no todo es lo que parece

Si decides viajar a Malta  te encontrarás con fabulosos folletos que despertarán de inmediato tus ganas de visitar está mediterránea isla. Te ofrecerán un clima tan cálido que podrás disfrutar de sus playas desde la primera hora de la mañana hasta que desaparezca el sol, cosa que ocurre como muy tarde a las siete. Además estas playas habría que sustituirlas más bien por zonas rocosas ya que si quieres broncearte un poco tendrás que estar tumbada/o sobre una gran explanada de piedra. También nos encontramos con esa agua tan caliente, tan diferente a la gallega, que te tiras al mar sin pensártelo ni notarlo, pero todo tiene su parte mala y en este caso también porque antes de tirarte te aconsejamos que eches un vistazo alrededor, por el gran número de medusas que por allí asoman.

Yo me esperaba un lugar con bonitos paisajes,monumentos…vamos lleno de encanto y entusiasmo.Pero con mucha pena tengo que decir que bajandome del avión ya me di cuenta que no todo era como me lo esperaba ni como me lo pintaron.Me encontré con una ciudad pobre,sucia,en definitiva,sin ningún encanto.A los pocos días de ir visitándola saque la conclusión que la primera línea de costa es fabulosa y llena de lujo, con los mejores hoteles,restaurantes,con una bulliciosa vida nocturna…pero cuándo pasamos a la calle de atrás encontramos todo lo contrario , este tremendo contraste de riqueza y pobreza parece increíble pero cierto.

Por último decir que cómo bien sabéis las opiniones y gustos son muy diferentes,por eso ten las tuyas propias viajando y conociendo lugares que a veces te sorprenderán y otras te desilusionarán.

Cyra Sestayo